El águila analfabeta, pero funcional

Por Manuel Miguel Morales Sánchez

Imagine lector que se levanta temprano como de costumbre, prepara su desayuno y se alista para iniciar la jornada laboral. Saliendo de casa se encuentra con un letrero que le indica la manera de pagar el sistema de transporte colectivo, pero para su sorpresa no logra entender las instrucciones la primera vez, ni la segunda, ni la tercera; desesperado prefiere orientarse por las imágenes guía que están anexas a las instrucciones, eso lo confunde y lo hace enojar.

Lo que acaba de imaginar es la situación que viven miles de mexicanos día con día y se le conoce como analfabetismo funcional. Una condición que se caracteriza por la falta de comprensión lectora y la incapacidad de llevar a la práctica habilidades necesarias para la vida cotidiana.  – Eso es imposible que me pase a mí, yo tengo una maestría y fui a una escuela particular- lo escucho decir, pero incluso ese sector de la sociedad no se encuentra exento.

El analfabetismo funcional es el mal silencioso de las civilizaciones del siglo XXI que aparentemente se encuentran letradas. Año tras año en México se anuncia con bombo y platillo que la lucha contra el analfabetismo se está ganando, pero se debe considerar que una cosa es leer y otra muy diferente es entender y aplicar lo leído.

No en pocas ocasiones se han marcado las fallas del sistema educativo: la deficiente capacitación de los maestros, el deterioro de los inmuebles usados para la enseñanza y no se diga la baja calidad de los temarios impartidos. Esta condición sucede desde los niveles primarios de la educación hasta los niveles universitarios. Esto deja como único responsable al sistema educativo y exime de toda responsabilidad al alumno. Pero, sabía usted que si una persona deja de practicar las habilidades aprendidas suele olvidarlas (analfabetismo de retorno). Intente entonces el ejercicio de recordar los temarios que vio en la educación primaria y cuando fue la última vez que resolvió problemas de reparto en los que el resultado es una fracción de la forma, que aprendió a los 8 años según el plan de estudios de la Secretaría de Educación Pública.

Se tiene entonces una batalla a dos frentes: las dificultades del sistema educativo en generar una enseñanza de calidad que le sirva al alumno en guiarlo a ser una persona más íntegra en todas sus áreas de vida más allá de las funciones operativas; Y por otra parte al alumno egresado que no se preocupa por generar nuevos conocimientos o llevar a la práctica lo aprendido durante su vida escolar.

Frente este panorama, ¿Cuáles son los riesgos de tener a una población analfabeta funcional? Los riesgos sociales son evidentes ya que al no tener una comprensión lectora impide a la persona crear una opinión crítica que lo dejara vulnerable a seguir tendencias u opiniones externas sin contrastarla con puntos de vista propios. En el sector laboral el individuo tendrá dificultades para tomar puestos donde se requiera aptitudes de solución de problemas y organización de trabajo en equipo, dejándolo solo con la oferta de trabajos operacionales. A nivel familiar encontrará frustración al no poder orientar a los integrantes más jóvenes de la familia debido al bajo nivel cultural que posee y si el único medio de información que tiene es la televisión o las redes sociales en los tiempos donde las noticias falsas abundan, mejor ni hablamos. Y más preocupante sí la persona que es analfabeta funcional desconoce su condición.

En conclusión, la falta de difusión frente a esta tesitura, sumada a que las medidas para combatirlo aún son precarias termina por mostrarnos un panorama nada alentador. ¡Ah! con el águila mexicana tan majestuosa y llena de ánimo, pero que se estrelló con un árbol por no entender el letrero de “Obras más adelante. Ir despacio”.  Tal vez sea un buen momento para retomar de nuevo la lectura.

 

Referencias Bibliográficas

  1. Fregoso Peralta, Gilberto y Aguilar González, Luz Eugenia (2013). Algunos indicios de analfabetismo funcional en México. Álabe 7
  2. Juan Jiménez (2010) Analfabetismo funcional y fracaso escolar. Ediciones Mágina
  3. La educación de adultos en América Latina ante el próximo siglo (1994) UNESCO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *