Comparativa de los principales métodos de adquisición de la lectura

Por Yaretzi Denizli Pérez Olguín

Existen tres tipos de métodos para la adquisición de la lectura, estos son: sintéticos o silábicos, analíticos o globales y mixtos.  Los métodos sintéticos o mejor conocidos como silábicos parten de la unidad que es la letra, siguiendo por las sílabas, las palabras y las oraciones logrando la lectura de textos. Por su parte los métodos globales se basan en el sincretismo o percepción global, es decir se centran en el todo y no en las partes. En cuanto a los métodos mixtos como su nombre lo indica utilizan una combinación de ambos métodos.

Aunque estos métodos comparten la finalidad, el proceso no es el mismo. Cada uno de ellos posee diversas cualidades que permiten desarrollar diferentes habilidades durante el proceso teniendo desigual grado de dificultad, es decir, cada uno logra el resultado en distinto tiempo. A continuación, se hará una breve descripción y comparación de las características, ventajas y desventajas de los modelos silábico y global.

En lo que se refiere al método silábico, este es el más usado en la educación básica para la enseñanza de la lecto-escritura por ser uno de los más rápidos en mostrar un resultado. En él se parte de las letras que son la unidad mínima, por esta razón se hace hincapié en el aprendizaje del alfabeto, iniciando por las vocales, seguido de las consonantes. La unión de vocales y consonantes permite formar sílabas que a su vez forman palabras, oraciones y textos completos. Como se puede apreciar va en un grado de dificultad ascendente, es decir, de lo fácil a lo complejo.

A pesar de ser uno de los métodos más rápidos y fáciles, genera muchas dificultades posteriores, esto lo podemos ver en la poca fluidez y falta de comprensión en la lectura. Un ejemplo de ello es el silabeo en la lectura en voz alta: “la ca-sa es co-lor mo-ra-do”. Lo anterior se debe a que desde el inicio se fragmentan las palabras al descomponerlas en sus unidades más básicas rompiendo con la idea y dejando partes aisladas sin significado. Por lo que palabras tan simples y familiares como mamá o papá resultan difíciles de leer y entender.

Por otro lado, el método global se basa en la idea de que el niño tiene una percepción e interés intrínseco por el objeto en conjunto (palabra) y se muestra indiferente a los detalles (letras/sílabas). Tomando en cuenta este desinterés del niño en analizar las partes que lo conforman, no es necesario hacer énfasis en ellas en primera instancia.  Si bien el precepto del aprendizaje es que se tiene que ir de lo simple a lo complejo pudiera parecer que este modelo no sigue a este orden, sin embargo, para el niño ir de lo simple a complejo es ir del todo a la parte.

Basándose en lo anterior la lectura se da de manera natural mediante la asociación de imágenes con palabras otorgándoles una significación. Posteriormente se trabaja con oraciones que tengan significado para el niño obteniendo su interés y logrando que al final del proceso sea capaz de distinguir los elementos más simples. Este modelo no forza el aprendizaje, por el contrario, sigue el desarrollo cognoscitivo. Además, facilita la comprensión lectora al no romper ideas, sin embargo, requiere una mayor cantidad de tiempo, actividades lúdicas y constante estimulación visual para alcanzar el objetivo.

Comparando los dos métodos podemos darnos cuenta que si bien el más fácil, rápido y que necesita menos recursos es el silábico a la larga presenta muchas deficiencias y se necesita de práctica constante para corregirlas. Por el contrario, el método global, aunque es más tardado y se requiere de una mayor estimulación, proporciona bases sólidas evitando problemas futuros.

 

Con lo expuesto anteriormente podemos concluir que ambos métodos presentan ventajas y desventajas en el proceso de adquisición de la lectoescritura. Pero sin importar cual sea el método de enseñanza empleado lo importante es que es el modelo quien debe adaptarse a las habilidades del niño y no el niño el que tenga que adaptarse a este.  

Referencias Bibliográficas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *