Para algunos, invertir en educación es muy costoso, pero acaso ¿no será más costosa la ignorancia? Hagamos una pregunta simple: ¿te gusta leer? La mayoría me responderá que no, algunos más o menos y otros que sí. Aún no sé tu respuesta, pero para los que pensaron que no, ¿por qué? Quizá no te dieron la oportunidad de apreciar un libro o tal vez piensas que la lectura es aburrida. Aquí entra la educación. Desde pequeños nuestros padres nos enseñan su cultura y el lenguaje de las palabras, así comienza la enseñanza en casa. Después de varios años nuestro interés va aumentando, ya sea algún deporte o arte. Al adquirir conocimientos nuestra conducta va cambiando con el proceso de enseñanza – aprendizaje, es decir, aprendemos valores para alcanzar una vida social plena. Cuando alguien invierte y apuesta para seguir preparándose puede alcanzar más oportunidades laborales.

La educación es la base fundamental para seguir avanzando, así lo plantea Joseph E. Stiglitz en su libro Creating a learning society (Creando una sociedad del aprendizaje), quien hace la cuestión ¿qué es lo que genera crecimiento en una sociedad? Y la respuesta fue: necesitamos crear una “sociedad de aprendizaje” como fórmula para conseguir crecimiento económico, desarrollo y progreso social.

Efectivamente, la educación forma a la sociedad, pero, sobre todo, forma personas con sentido crítico. Cabe mencionar que la educación no solo nos da crecimiento económico, sino va más allá, es decir, el grado en que un individuo disfruta de su trabajo: las personas con mayor nivel de formación están más satisfechas con el trabajo que realizan; así también, la educación puede conducir a los individuos a tomar mejores decisiones en aspectos relacionados con su salud o estilo de vida y, por último, la educación fomenta la paciencia en los individuos y ser más orientados a objetivos.

Se ha comprobado que, si una sociedad invierte en educación a temprana edad, fomenta los valores, reduce la delincuencia y alcoholismo, mejora las aptitudes de los niños y jóvenes, además les conduce a obtener mejores niveles de calidad de vida.

Por esta razón, la educación debe llegar a más gente, generando un ambiente de aprendizaje y con ello, formar a grandes líderes con valores, al mismo tiempo, fortalecer el progreso de la sociedad.