Leer es uno de los placeres más bellos de la vida, pues no solo ejercitamos la memoria, sino también la empatía. El ser humano es capaz de descifrar signos a través de la vista. Cada que se lee se conoce algo nuevo y con ello el aprendizaje de cada libro, así mismo, adquirimos cultura y por supuesto, sabiduría. Aunque para algunos la lectura puede ser tediosa o aburrida, pero, ¿por qué sucede? El psicólogo José Antonio Barral nos dice que los malos hábito en la lectura y su repercusión en los estudios son una de las causas del fracaso escolar y profesional ya que desde pequeños nos enseñan a pronunciar las palabras en voz alta haciendo la repetición del texto, la regresión o la vocalización, provocando el rechazo en la lectura.

Existen algunos factores inadecuados que involucran la lectura, uno de ellos es la subvocalización mental, quien es el culpable de que nuestra lectura sea lenta. ¿Te ha pasado que al leer repites mentalmente la palabra? Esto consiste en escuchar una vocecita interna en el cerebro, repitiendo palabra por palabra, leyendo a la misma velocidad a la que hablamos, aun cuando leemos en silencio, ocasionando que la lectura sea más pausado y cansado.

La subvocalización es un mal hábito la cual debemos eliminar para poder leer más rápido. El cerebro puede captar información de manera rápida con el simple hecho de mirar. Por ejemplo, cuando miramos una fotografía, los ojos perciben información rápidamente detallando colores, imágenes y símbolos. Así sucede con el libro, la vista capta la información llevándola al cerebro, haciendo la conexión vista- cerebro. El resultado: mayor comprensión y menos tiempo al leer las páginas.

Para lograr mayor fluidez, se recomienda tararear una canción mientras lees, al principio será complicado, pero entre más lo practiques notarás grandes cambios en la lectura. Y recuerda, la lectura es magnífica siempre y cuando sepamos como leer.