Para poder leer un cuento hay ciertos requisitos que un buen narrador de cuentos  debe cumplir, entre ellos, el deseo de querer contar una historia y eso se transmite desde el interior; sucede cuando una  emoción  genera revivir la historia de un cuento y transmitir esa sensación a los oyentes. No hay cuento pésimo  sino pésimo narrador.

Cuenta-Cuentos

Una vez aclarado este punto, debemos considerar que el narrador realiza el acto de  narrar una historia y revivirla con una sutil calidad artística. Así también, cada historia tiene un tono peculiar y una manera justa de ser narrada que no deben violentarse en ningún caso.

La narración empieza cuando hay silencio y expectación; de ahí en adelante ya no se debe interrumpir la narración por ningún motivo. Es la atmósfera de atención la que debe encargarse de mantener el orden.

Es importante conocer bien la historia, analizarla e interpretarla cada una de las escenas hasta poder interiorizarla, hacerla tu historia; sentirla es indispensable para interpretarla sin la necesidad de memorizarla para poder vivir la historia.

¡ATRÉVETE A CONTAR UN CUENTO¡

Te dejamos esta lectura para que te atrevas a contarla y pasar un buen rato.

EL LIBRO MÁGICO

Malinalli siempre veía el atardecer con su amiga Sofía, jugaban y se diviertían todo el tiempo, nunca se separaban.Hasta que un día, Sofía se fue de la ciudad mudándose a Cuba.

Malinalli al enterarse de la noticia, se quedó triste y sola, pues ya no jugaría con su mejor amiga. Los días pasaban sin que Malinalli saliera. Su mamá estaba preocupada por lo sucedido, así  que la llevó a la biblioteca; al entrar, se observan muchos libros llenos de colores y tamaños. Sorprendida al ver tantos libros, decidió escoger uno que más  le llamara la atención.

Al llegar a casa, Malinalli se encerró en su recámara para empezar a leer. Asombrada de todo lo que podría imaginar y conocer a través de un libro, le pidió a su mamá que le llevara todos los días a la biblioteca para conoer más historias y aventuras. Al caminar dentro de la biblioteca, miró un libro titulado Un día en Cuba, lo empezó a leer imaginándose de las cosas maravillosas que estaba viviendo su amiga Sofía.

Malinalli se dio cuenta que un libro es su amigo, y que através de él podemos viajar a grandes mundos.