Muchas de las redes sociales nos dicen sobre la lectura: la televisión, la radio e inclusive las instituciones. Estoy de acuerdo que la lectura es fundamental y que en ellos podemos encontrar experiencias de vidas, pero ¿sabes que sucede con tu cerebro cuando lees?

Muchos pensamos que leer es un pasar de tiempo, pero en realidad, cuando lees estás ahorrando tiempo, ya que leer te permite acceder a una variedad de emociones a través de la experiencia que podemos encontrar en los libros; vivir o experimentarlas sería una inversión de tiempo completo. La literatura es el más simulador de la realidad que puede existir para bien; puedes revivir momentos de épocas pasadas, años, décadas y milenios, esto te permite aclarar el tiempo.

Los lectores activos suelen ser más agradables ya que se  envuelven con su solidaridad sentimientos e ideas. Las personas que leen son más simpáticas y saben reaccionar ante las adversidades de la vida, pues poseen la capacidad de decidir su estabilidad emocional a través de las experiencias que leen y que en los libros se puede observar como las afrontan.

Los libros también son una cura para la soledad ya que en un libro pueden encontrar un buen amigo, autenticidad que nos muestra tal cual es la realidad pero sin herir, te muestra descripciones a cerca de quiénes somos y con todo esto te prepara para lo peor y también para lo mejor. Es una herramienta que ayuda a vivir y morir con un poco más de sabiduría y juicio.